Reflexología

Según esta técnica, en nuestros pies y manos existen áreas que son el reflejo de cada uno de los componentes de nuestro cuerpo y trabajar sobre esos puntos puede favorecer el funcionamiento de nuestros órganos internos para que recuperen el equilibrio perdido y combatan elementos que pueden causarnos enfermedades. El objetivo principal es, a través de la presión que se hace en cada uno de los puntos identificados, reducir la tensión, facilitar el flujo de sangre hacia el área del cuerpo afectada y activar la energía del organismo.